LAS "RAMBLES DE LA VIDA" RAMBLEAN POR LA VIDA

  • LAS "RAMBLES DE LA VIDA" RAMBLEAN POR LA VIDA
  • LAS "RAMBLES DE LA VIDA" RAMBLEAN POR LA VIDA
  • LAS "RAMBLES DE LA VIDA" RAMBLEAN POR LA VIDA

No es cualquiera la carta que lanzamos al mar en la botella de un libro. Ni es la de un libro cualquier botella. Ni se lanza así sólo, como si nada, como quien no quiere la cosa, al mar. Tiene su ceremonia, su botadura, su (sus) presentación (es), su eco en los medios, la respuesta de otras cartas que - en forma de entrevista, noticia, reseña o reflexión, artículo o ensayo - que a partir de su lectura algunos quieren escribir. Se escribe un libro sobre todo para que lo lean; y también para inspirar el escribir. Se escribe como respuesta, como reflejo, de lo que la vida en nosotros escribe, como fue el caso de Rambles de la vida, escritas como respuesta, reacción, invocación ante el atentado en las Ramblas el 17 de Agosto de 2017, como ya os contaba en la carta en la botella en que os las presentaba en esta web. Constituye una satisfacción que hayan visto la luz para estar entre nosotros este diecisiete de Agosto, cuarto aniversario del atentado, y compartiros ahora el camino recorrido, lo que han rambleado por la vida desde de su presentación en Barcelona y Andorra, respectivamente el 14 y el 15 de Julio.

Se concibe y se hace la presentación de un libro para darlo a conocer a los lectores, al público; y, sin embargo, al mismo tiempo sirve para darlo a conocer al autor. Pues, por un lado, nada hay, para sintetizar un libro, definir su esencia, como cuando tienes que decidir qué dices sobre él cuando lo presentas en público por primera vez. Y, por otro, lo presentan los presentadores al público; pero también al autor. Son de alguna manera los padrinos de bautizo, al tiempo que los lectores, los interlocutores primeros, y su mirada completa la del autor, le descubre perspectivas, ángulos, que quizás él mismo no había visto, vida de la mariposa salida de la crisálida, que vuela su vuelo. Le dan el eco primero, que puede condicionar la percepción de los que vendrán después, de su mensaje, la respuesta primera de la carta en la botella llegada a la orilla de la isla - las islas - de otro - otros. Y ello, tanto más y especialmente cuando los presentadores son también escritores y poetas que conocen el resto de tu obra, y pueden acercarse al libro en la perspectiva del conjunto de la misma, como ha sido el caso de Carles Duarte y Àlex Susanna en la presentación en Barcelona y el de Josep Dallerès y Manel Gibert en la de Andorra. Sirvan estas líneas para agradecerles su participación, y especialmente el diálogo poético, creador y creativo con que han acompañado mi obra poética, que en la presentación de estas Rambles de la vida continúa y se refleja, y la perspectiva que sobre ellas nos aportan y comparten, como podéis ver, junto con mi intervención de presentación iniciática, adaptada a cada caso, y lectura de parte del poema, en los videos de la presentación en Barcelona y de la presentación en Andorra, que podéis ver clicando en los links.

Unas aproximaciones a la obra en su presentación que, en el caso de José Dallerès, se complementa con el artículo "Les Rambles de la Vida", publicado en su columna en el Diari d’Andorra, y en el de Manel Gibert con el artículo "Poema rambla", publicado en la suya en el diario BonDia, que los invito a leer haciendo clic en el link a sus títulos, como el resto de referencias que mencionaré.

Suscita la lectura, el conocimiento de un libro, su publicación, el por qué, para qué y cómo de su escribir, propósito y sentido, preguntas que los periodistas preguntan en las entrevistas que hacen al autor, como la que Vicenç Sanclemente - con quien nos hemos cruzado por el mundo en nuestros caminos como diplomático y como corresponsal - me hizo, a raíz de la presentación en Barcelona, ​​en el programa "En directe" en Radio 4-RNE. O como la que me hizo EFE, y publicó La Vanguardia el 18 de Julio, "Manuel Montobbio invoca un homenaje poético-vital a las Ramblas de la vida"; o la que me hizo Mireia Reynal para el Diari d’Andorra, “La poesia serveix per expressar tot allò que no pot expressar la raó” ("La poesía sirve para expresar todo lo que no puede expresar la razón"). Preguntas y reflexiones que llevan también a Toni Polo Bettonica ofrecernos en El País su aproximación a la obra bajo el título "Las Ramblas, un torrente de vida tras los atentados", que News Europe ha publicado también en inglés bajo el título "Ramblas de la vida: Las Ramblas, a flood of life after the attacks". O el interés informativo, como el que a sus telediarios la Radiotelevisión de Andorra le ha dedicado con ocasión de la presentación en Andorra y del aniversario del atentado este 17 de Agosto.

Ocasión, la del aniversario del atentado este 17 de Agosto, también, con la que me ha entrevistado el programa "El Badiu" de Radio 4 / RNE, así como RNA (Radio Nacional de Andorra / RTVA) en el programa "Obert per vacances", y por la que la Newsletter de la Asociación de Becarios de la Caixa ha publicado la entrevista - en catalán, en castellano y en inglés - que me ha hecho como miembro de ella. Llegan así con estos testimonios, estos echos de su ramblear por la vida las Rambles de la vida al primer aniversario del atentado en las Ramblas, en respuesta y ante el que fueron escritas. En la sección a ellas dedicadas en esta web tenéis también los links compartidos en esta carta en la botella, y en ella iremos incorporando las referencias de que vaya siendo objeto.

Decía en "Claves para ramblear por las Ramblas de la vida", el ensayo introductorio al poema en el libro que le compartía en la anterior carta en la botella sobre ellas, que "Han pasado y pasarán por nuestras vidas muchas tardes del diecisiete de Agosto, como han pasado y pasarán muchas otras tardes, y mañanas y noches, de cualesquiera otros de los días del año; pero ninguna otra será la del diecisiete de Agosto como la del dos mil diecisiete en las Ramblas, como en ninguna estuvimos y estamos todos en las Ramblas... ", o, tal vez mejor dicho, estuvieron como nunca en nosotros las Ramblas. Y para que lo son, porque queremos que lo sean, para que sean, ningún día mejor para compartir este ramblear de las Rambles de la vida por la vida, para hacernoslas y haceroslas presentes, hacerlas presentes, que este primer diecisiete de Agosto después de que hayan visto la luz de la letra impresa. Para invitaros a leerlas, con la esperanza de que nos inspiren, os inspiren, para hacer entre todos, frente a las Ramblas de la muerte, las Ramblas del dolor, las Ramblas de la vida, las Ramblas del amor. Pues la mejor presentación, la mejor captación de una obra literaria, es la que se obtiene al leerla. A la espera y con la esperanza de que lo hagáis, mientras tanto os comparto esta invocación a los ángeles de las Ramblas a que dio lugar lo que pasó en las Ramblas hoy hace cuatro años, que de ellas forma parte, y les da sentido y dirección. Que nos inspiren para dar entre todos vida a las Ramblas de la vida.

Manuel Montobbio

Ramblas de la vida
del diecisiete de Agosto
de dos mil veintiuno

Ramblas

de los ángeles

ángeles

de las Ramblas:

decidnos

cómo son

vuestras Ramblas

qué hacíais

dónde estabais

qué sentisteis

esa tarde

del diecisiete de Agosto

decidnos

cómo sanar

nuestra alma

desde entonces

herida…

cómo hacer

cómo seguir haciendo

de estas Ramblas

del dolor

las Ramblas

de la vida

las Ramblas

del amor.

Ángeles

de las Ramblas:

venid con nosotros

vivid con nosotros

estas Ramblas

del dolor

inspirad

las palabras

iluminad

las velas

que dejamos

en ellas

inspirad también

este poema

ayudadnos a alejar

de nosotros

estas Ramblas

de la muerte

estas Ramblas

del horror

estas Ramblas

del dolor.

Ángeles

de las Ramblas

que lloráis

en silencio

sobrecogidos

mares

de tristeza

y apartáis

de nosotros

la resignación

en este paseo

sobrecogido

por las Ramblas

altar

por las Ramblas

poema

por las Ramblas

oración

por las víctimas

de la tarde

del diecisiete de Agosto

por las Ramblas

de las infinitas

manifestaciones

de amor

de vida

de luz

del alma

frente

a la brutalidad

el odio

las creencias

o ideas

que deshumanizan

personas

y ciegan

el alma

acompañadnos

en este vía crucis

por ellas

este sábado

veintiséis de Agosto

de dos mil diecisiete.

Infinitas son

las Ramblas

del dolor

infinito

el silencio

infinitas

las lágrimas

que lloran

las almas

las velas

que ilumina

la esperanza.

Ramblas

de las preguntas

sin respuesta

Ramblas

de los mundos

soñados

que entre todos podemos hacer

posibles

si queremos que sean

el mundo

el mundo

que atraviesan

las Ramblas

Ramblas

de las palabras

que expresan

el convencimiento

de lo que somos

la fe

en el ser humano

que somos todos

Ramblas

de los poemas

de amor

a los seres queridos

Ramblas

de los poemas

que expresan

las heridas

del alma

Ramblas

en que canta

el Liceo

el silencio

que lloran

quienes pasan

por ellas

y en silencio toca

la música

que conmueve

las almas

Ramblas

de las velas

Ramblas

de los peluches

en las farolas

en los árboles

en las paradas

en el aire

que respiramos…

Fuente

de Canaletas

fuente

de vida

fuente

de encuentro

fuente

de Barcelona

fuente

de la que brota

lo mejor

de nostros

de cada uno

de todos.

Querías Federico

que fueran

las Ramblas

la única calle

que no acabara

nunca:

nunca acabarán

mientras brote

de su dolor

tu poesía

completa

(que alguien

ha dejado

entre las flores

y las velas

como ofrenda

ante la fuente

de Canaletas).

Ramblas

de García Lorca

Ramblas

de los poetas

Ramblas

de todos

los que seguiremos

haciendo

las Ramblas

de la vida

las Ramblas

del amor.

No acaban

las Ramblas

en la Plaza de Catalunya,

ni van a morir

en el mar:

se nos meten

dentro,

y para siempre

nos atraviesan

el alma.

Infinitas

Ramblas

infinitas vidas

en las Ramblas

vividas

infinita vida

de las Ramblas

en las Ramblas

infinitas vidas

y todas

una.

Pues somos

en las Ramblas

todos

el mismo,

fascinación

compartida

de ser

el otro

de ser

en el otro

de que el otro sea

en ti

de compartir la alegría

de vivir

y de estar

en las Ramblas

de ser parte

del todo

que no solo

no solos

somos

que no podría ser

sin nosotros.

Se nos meten

las Ramblas

dentro

sí,

y nos atraviesan

el alma,

o alma

adentro

nos las metemos,

donde nadie pueda

herirlas

ni hacerles daño

donde a nadie dejaremos

que nos impida

seguir haciendo

las Ramblas

de la vida

seguir haciendo

las Ramblas

del amor.

Alma adentro

nos las metemos

para poder sacarlas

afuera

cuando no estamos

en ellas

o en nosotros

en cualquier momento

en que necesitemos estar

en las Ramblas

y ser nosotros.

En cualquier momento

y especialmente

ahora

tras esta tarde

frente a esta tarde

ante esta tarde

del diecisiete de Agosto

ante

estas Ramblas

del dolor

estas Ramblas

del horror

más que nunca

ahora

sacarlas

como en este

poema

que no es un

poema

es una

invocación

para que mires

alma adentro

de ti

de alma adentro

saques

saquemos

todas

las Ramblas

del alma

las Ramblas

de la vida

las Ramblas

del amor

las Ramblas

que somos.