En el despegar del vuelo del quetzal en Madrid

  • En el despegar del vuelo del quetzal en Madrid
  • En el despegar del vuelo del quetzal en Madrid
  • En el despegar del vuelo del quetzal en Madrid
  • En el despegar del vuelo del quetzal en Madrid

Os hablaba En el 25 Aniversario de los Acuerdos de Paz en Guatemala - la carta en la botella lanzada al mar de esta web con ocasión de éste el pasado 29 de Diciembre - de mi libro La perplejidad del quetzal. La construcción de la paz en Guatemala, de las presentaciones de que fue objeto en Guatemala y en El Salvador con ocasión de su publicación en Guatemala por F&G Editores, y del acto en el que, con ocasión de su publicación en España y en conemoración del XXV Aniversario de los Acuerdos de Paz de Guatemala, despegó su vuelo el quetzal en Barcelona el pasado 16 de Diciembre en Casa Amèrica Catalunya, y de las referencias de que hasta entonces había sido objeto. Y os compartía a continuación las últimas páginas del ensayo introductorio que conforma el capítulo primero, en las que doy voz a quién dice lo que dice, a la persona más allá del personaje que como diplomático ha escrito con la vida y como científico social en el papel, y quiere compartir, siquiera sea por una vez, el por qué y para qué escribe lo que escribe, por qué y para qué ha hecho desde su juventud - esa edad que María Zambrano definía como la de la esperanza que busca su argumento de la paz en Guatemala, en El Salvador - cuyos Acuerdos de Paz cumplieron el pasado 16 de Enero su treinta aniversario - y en Centroamérica el argumento de su esperanza . No podía despegar del todo y definitivamente su vuelo el quetzal sin hacerlo en Madrid, pues de alguna manera allí empezó el itinerario vital que como diplomático me llevó a hacer de la construcción de la paz en Centroamérica objeto de mi escribir con la vida y del escribir de la vida en mí; como lo ha hecho el pasado 20 de Enero en la Casa de América, en un acto en el me acompañaron Enrique Ojeda, Director General de la Casa de América, Mónica Bolaños, Embajadora de Guatemala en España, Emilio Cassinello, Director General del Centro Internacional de Toledo para la Paz, Raquel Zelaya, miembro de la delegación negociadora de los Acuerdos de Paz y Secretaria de la Paz del Gobierno de Guatemala y Otilia Lux de Cojtí, Miembro de la Comisión de Esclarecimiento Histórico y Premio Bartolomé de Las Casas, y Juan Pablo de Laiglesia, Embajador de España, cuya intervención fue leída por Enrique Ojeda.

Quienes no pudisteis ese día acompañarnos, o habiéndolo hecho estéis interesados en recordarlo, podéis a escuchar el podcast con el audio de todo el acto al final de la entrada que la Casa de América dedica al evento, ver el video de la intervención desde Guatemala de Raquel Zelaya, y el de la intervención Otilia Lux de Cotí, y leer el texto de la intervención de Juan Pablo de Laiglesia.

Igualmente, os invito ver el video de la entrevista que, con ocasión de la presentación, Casa de América me hizo sobre La perplejidad del quetzal, mi experiencia en los procesos de paz en Centroamérica y mi obra académica y literaria y el video de la entrevista que el Director de Democracia Abierta, Francesc Badia i Dalmases, me hace sobre el libro y la construcción de la paz en Guatemala, planteando, en una mirada hacia atrás y hacia delante, tres cuestiones esenciales sobre la construcción de la paz en Guatemala; y a escuchar la entrevista que, con ocasión de la presentación en Madrid y del XXX Aniversario de los Acuerdos de Paz de El Salvador, Teresa Montoro me hace en el programa "Hora América" de Radio Nacional de España, en una mirada hacia atrás y hacia delante a la construcción de la paz en Guatemala, en El Salvador y en Centroamérica a la luz de mi experiencia diplomática en los procesos de paz y de su aproximación a éstos en La metamorfosis del Pulgarcito. Transición política y proceso de paz en El Salvador y en La perplejidad del quetzal.

Con todo ello se zambulle esta botella en el mar de la web, con el deseo de que al llegar a vuestra orilla, en vuestros ojos, vuestros oídos y vuestra alma emprenda su vuelo el quetzal, con la esperanza de éste nos inspire para sacarlo de su perplejidad, para construir la paz, para transformar la memoria en esperanza.